23 de diciembre de 2013

Turismo - Guerrero Azul


Turismo - Guerrero Azul

Guerrero azul es un viaje al turismo del  estado de Guerrero que maravilla a sus visitantes con el descubrimiento de singulares tradiciones, historia, cultura y escenarios naturales. Para emprender este recorrido partiremos de Chilpancingo, ciudad llena de historia y capital del estado; en ella podrás visitar los museos regional y la Avispa, así como el Zoológico de Zoochilpan. El siguiente destino es Tixtla, hermoso valle multicolor, famoso por su producción de verduras y flores e inspiración de diversas creaciones artísticas. Unos minutos hacia el noreste encontraremos la ciudad de Chilapa, reconocida por su deliciosa cocina y sus bonitos rebozos junto con su tianguis dominical, el más significativo  de Guerrero por conservar su sabor prehispánico y exhibir una extensa variedad  de artesanías de la región. En su alrededor visitaremos Acatlán, lugar dónde se originó el vestido más representativo del estado, el traje bordado de acateca, el cual consiste en un huipil y una enagua.

Después bajaremos a Quechultenango, una pintoresca ciudad adornada por su centro pueblerino y una bella iglesia, y a la redonda por los balnearios naturales que se nutren de las aguas del río Azul, las pozas de Santa Fe y las hermosísimas grutas de Juxtlahuaca, muy cercanas al poblado de Colotlipa. De vuelta hacia el oeste, atravesaremos por los viejos callejones de los barrios de Mochitlán, decorados con bugambilias trapdoras y con árboles de jugosos frutos que se matizan con la presencia del templo de Nuestra Señora de Santa Ana. En este poblado aún se practica la Danza de los Tigres, también conocida como el porrazo, que se representa con una lucha cuerpo a cuerpo. Ya cargados de novedades regresaremos a nuestro destino inicial, Chilpancingo, para retomar el camino que nos trajo desde nuestra cotidianidad hasta este espacio alterno. 

No hay que olvidar visitar Taxco, esta bella ciudad situada a las faldas del cerro Atachi, fue en tiempos de la Colonia uno de los centros mineros más importantes de nuestro país. Sus yacimientos de hierro, plata, oro, estaño y otros minerales atrajeron a los inversionistas foráneos, cuyas aportaciones culturales ampliaron el abanico de la expresión taxqueña y dieron a la ciudad el alegre toque que la ha caracterizado por siglos. Resulta un verdadero deleite caminar por sus retorcidas calles empedradas y observar con detenimiento las terrazas adornada con flores multicolores que dan a las calles y a la plaza principal, como si se rindieran honores a los visitantes de esta hermosa ciudad.

0 comentarios:

Publicar un comentario